Saltar al contenido

Las virtudes de las dietas basadas en plantas

¿Por qué ser vegano? El discurso del ascensor por las razones para elegir una dieta vegana abarca varios puntos convincentes en solo unos segundos. Va más o menos así:

Un estilo de vida vegano previene una gran cantidad de matanza y sufrimiento de animales. Ofrece una forma potente de reducir nuestra huella ambiental, especialmente con respecto al cambio climático. Y una dieta vegana bien planificada puede alimentar los niveles más altos de condición física, al tiempo que reduce nuestro riesgo de varias enfermedades crónicas. Además, la comida es increíblemente deliciosa y está cada vez más disponible cada año.

Un párrafo corto como el anterior es un buen comienzo, pero no comienza a hacer justicia al tema. De hecho, ponerse al día en cada tema importante relacionado con el veganismo requeriría meses y meses de lectura. Tendría que explorar temas como la nutrición basada en plantas, la filosofía de los derechos de los animales y la explotación de los trabajadores de los mataderos. También querrá leer sobre el daño que la industria de la carne inflige en la salud humana y el medio ambiente. Hay una docena de otras razones por las cuales las dietas veganas tienen grandes beneficios, pero se entiende la idea.

Dicho esto, tienes que comenzar en alguna parte. Afortunadamente, solo leer un poco sobre las razones para volverse vegano generará una recompensa enorme. Entonces, lo que me propuse hacer aquí es presentar el material verdaderamente esencial en un ensayo que puede terminar en menos de una hora. Estoy seguro de que la información que se cubre aquí lo inspirará a continuar explorando la alimentación basada en plantas. Dudo que pueda encontrar un tema más digno de su atención. Hay mucho que aprender sobre los beneficios que surgen de eliminar de la dieta los productos de origen animal, todo esto es interesante y de gran importancia.

Las virtudes de las dietas basadas en plantas

Puedes ver una dieta vegana en términos de lo que excluye o lo que incluye. Las dietas veganas excluyen todos los alimentos producidos o derivados de animales: carne, pescado, productos lácteos, huevos y miel. Alternativamente, otra forma de ver el veganismo es que es una forma de comer que se basa completamente en plantas.

Muchos veganos van más allá de la dieta para excluir el uso de animales de todos los aspectos de su estilo de vida. Evitarán la ropa hecha de lana y no comprarán un sofá de cuero. Al comprar cosméticos, evitarán los productos probados en animales o que contengan ingredientes de origen animal. Si bien existen excelentes razones para tomar tales medidas, para mantener este ensayo breve, me enfocaré completamente en la comida.

Millones de personas que han examinado cuidadosamente los agronegocios de animales han decidido volverse veganos. Pero incluso si decide que una dieta vegana no es para usted, probablemente saldrá de la lectura de este ensayo vendido sobre los beneficios de comer lo que la gente ahora llama una dieta «basada en plantas». ¿Por qué estoy tan seguro? Debido a que las razones para elegir una dieta que sea al menos principalmente a base de plantas son tan abrumadoras que realmente no hay argumentos en contra creíbles. Eso puede explicar por qué los escritores más destacados de política alimentaria, incluidos Michael Pollan, Mark Bittman y Eric Schlosser, abogan por una dieta basada en gran medida en las plantas.

Las dietas basadas en plantas brindan muchos de los beneficios de ser vegano y requieren solo el más mínimo esfuerzo. Como no te has dedicado a ser 100 por ciento de nada, no hay razón para preocuparte de que hagas trampa, te resbales o te equivoques. Puede seguir una dieta basada en plantas y aún comer pavo de Acción de Gracias o una barbacoa de verano. Si ser 100% vegano es algo a lo que la gente se compromete , estar basado en plantas es más algo en lo que se apoyan .

Quizás lo mejor del concepto basado en plantas es que a menudo pone en marcha un «ciclo virtuoso», donde un cambio positivo conduce a otro y luego a otro. Cuando prueba regularmente nuevos alimentos veganos, sus favoritos tienden a convertirse automáticamente en parte de su dieta diaria. Entonces, a medida que pasa el tiempo, su dieta probablemente se moverá en una dirección vegana sin ningún esfuerzo concertado de su parte. Muchos veganos actuales llegaron allí deslizándose gradualmente por la pendiente a base de plantas. Con el tiempo que pasaron comiendo cantidades crecientes de alimentos de origen vegetal, se dieron cuenta de que estaban a solo unos pasos pequeños y fáciles de convertirse en veganos.

Hay una serie de lindos y útiles neologismos unidos al campamento basado en plantas: reducetarian , flexitarian , chegan , fuerte en plantas , e incluso vegano . Si alguno de estos términos resuena con usted, simplemente tómelo y comience a pensar en ese sentido a medida que comienza a probar más comidas vegetarianas y veganas.

Además, hay varios otros conceptos relacionados que pueden serle útiles, entre ellos: Lunes sin carne , Mark Bittman’s Vegano antes de las 6:00 plan , o tomar una dieta completamente vegana para una prueba de manejo de 21 días . Todas estas posibilidades pueden inspirar cambios significativos sin imponer requisitos para la perfección de por vida.

De las muchas razones para ir a base de plantas, quizás la mejor de todas es la falta de un contraargumento sensible. En todos mis años escribiendo sobre política alimentaria, nunca he visto a nadie (aparte de unos pocos fanáticos de la dieta paleo) hacer un intento serio de argumentar en contra de comer principalmente plantas, ya que las ventajas son innegables. Docenas y docenas de estudios muestran que comer más frutas y verduras puede disminuir drásticamente las tasas de cáncer, diabetes y enfermedades circulatorias. Y, por supuesto, las dietas basadas en plantas también evitan que los animales de granja sean sacrificados, al tiempo que protegen el medio ambiente.

¿Por qué ir más allá de las plantas?

Ahora que hemos mencionado los beneficios de comer principalmente alimentos a base de plantas, consideremos las ventajas de ir más allá y volvernos veganos. Esto plantea la pregunta clave: ¿qué le da una dieta vegana que una dieta basada en vegetales no puede?

Resulta que hacerse vegano tiene varias ventajas que ninguna otra dieta puede igualar. Si te sientes influido por los argumentos para convertirte en vegetariano o para moverte en una dirección basada en plantas, debes saber que la mayoría de esos argumentos se aplican aún más enérgicamente para convertirte en vegano. La gran virtud de los alimentos veganos es que cierran la puerta a tantas cosas desagradables, especialmente en lo que respecta al sufrimiento de los animales.

Entonces, a medida que comenzamos a profundizar en la pregunta de por qué ser vegano, comencemos mirando a los animales de granja.

Más de 70 mil millones de animales de granja son sacrificados cada año, la gran mayoría de los cuales se mantienen bajo condiciones extraordinariamente crueles. Y cuando se trata de infligir sufrimiento animal, resulta que las industrias lácteas y de huevos son tan objetables como la industria cárnica. Una dieta vegana elimina esta explotación y evita que su presupuesto alimentario financie el abuso y la matanza de animales.

Prevención de la matanza de animales

Si presenciar el abuso y la matanza de animales te preocupa, solo una dieta vegana puede eliminar hasta el último trozo. Puede parecer contrario a la intuición, pero las industrias de la leche y el huevo están tan vinculadas a la matanza de animales como la industria de la carne. De hecho, la única diferencia entre estas industrias es que la carne proviene de animales que han sido asesinados, mientras que la leche y los huevos provienen de animales que serán asesinados, garantizado.

Es obvio que la carne requiere matar, pero ¿por qué casi todas las vacas lecheras y las gallinas ponedoras también son enviadas al matadero? Es porque, a medida que las vacas y las gallinas envejecen, su producción de leche y huevos disminuye drásticamente. Aproximadamente una cuarta parte de su vida útil natural, los rendimientos han disminuido tan drásticamente que estos animales ya no son rentables. Son enviados al matadero y reemplazados por otros más jóvenes y productivos.

Aún más matanza surge del hecho de que las lecherías impregnan sus vacas anualmente para maximizar la producción de leche. Esto significa que millones de terneros nacen cada año, completamente como un subproducto de la producción de leche. Muchos de estos terneros, y la gran mayoría de los machos, son sacrificados cuando solo tienen días o semanas de edad.

La matanza es invariablemente sangrienta e inquietante de presenciar. Los animales quedan atónitos cuando pisan el piso de matanza. Los métodos utilizados para aturdir son tan preocupantes de ver como la propia matanza. El método más común para aturdir ganado y cerdos involucra una pistola de «perno cautivo». Estas pistolas clavan una varilla en la frente del animal, causando una lesión cerebral masiva. Sin embargo, las pistolas están diseñadas para no matar al animal directamente, para que el corazón de los animales siga latiendo para bombear sangre del cuerpo después de que se corta la garganta.

También hay otros métodos sorprendentes, cada uno defectuoso y problemático a su manera. Las descargas eléctricas comúnmente aturden a los pollos y cerdos antes del sacrificio. Estas conmociones son sin duda dolorosas. Y es casi imposible calibrar estos dispositivos para que cada animal quede inconsciente y no sea matado de inmediato. Algunos cerdos están aturdidos con dióxido de carbono, lo que inflige una angustia severa y es profundamente perturbador de ver .

Los mataderos kosher y halal no usan ningún tipo de aturdimiento, ya que los animales deben desangrarse hasta morir. Esto abre la puerta a todo tipo de prácticas de matadero profundamente perturbadoras, como una cámara oculta después de otra ha revelado.

Sufrimiento de animales de granja en los agronegocios

Por más inquietante que pueda ser contemplar la matanza, es solo el punto de partida para familiarizarse con los problemas éticos que rodean la cría de animales. Es probable que la mayor parte del sufrimiento y la crueldad relacionados con las industrias de la carne, los lácteos y los huevos se relacionen con la forma en que se crían los animales en lugar de cómo se los mata.

Sé que pensar en el sufrimiento animal es extraordinariamente desagradable, y es natural querer evitar escuchar los detalles sangrientos. Si se encuentra especialmente preocupado por tener que escuchar estas cosas horribles, quizás esa sea la mejor razón de todas para avanzar hacia una dieta vegana.

Como estamos a punto de ver, si quisieras diseñar un sistema que atormente a miles de millones de animales en una multitud de formas inquietantes, los métodos empleados por la agricultura industrial moderna serían imposibles de superar. Cada año, alrededor de 50 mil millones de animales de granja están sujetos a las condiciones de la granja industrial. Veamos ahora a qué se enfrentan.

La crueldad de la cría industrial

Los defensores de los animales usan el término «cría industrial» para referirse a los métodos dominantes de cría de animales utilizados en los países industrializados. Si bien existen diferencias importantes entre la forma en que se mantienen el ganado vacuno, los cerdos y las aves de corral, todos estos animales se crían comúnmente en granjas industriales.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los animales de granja vivían en condiciones relativamente buenas en pequeñas granjas familiares. Estos animales generalmente recibían mucho espacio, y a menudo tenían acceso a la luz solar y al aire fresco. Por lo tanto, según cualquier estándar, tenían las características de una vida decente, incluso si esta vida estaba destinada a ser interrumpida violentamente. Los agricultores de esa época no necesariamente suministraban a los animales condiciones de vida satisfactorias por la bondad de sus corazones, lo hicieron porque las tasas de mortalidad aumentaron a niveles no rentables cuando no se cubrían las necesidades básicas de vida de sus animales.

La era de la Gran Depresión y el Dust Bowl vio cambios masivos en el sistema de agricultura de Estados Unidos. Las universidades de concesión de tierras en los Estados Unidos fueron pioneras en una forma completamente nueva de cultivar tanto cultivos como animales. A partir de la década de 1920, las universidades de agricultura en estas universidades estatales comenzaron a enseñar agricultura con el mismo rigor aplicado a cualquier otra disciplina académica. Y a medida que una nueva generación de agricultores se expuso a disciplinas como la química y la biología, todo cambió en la agricultura de plantas y animales.

La «Revolución Verde» basada en la petroquímica que ocurrió entre las décadas de 1930 y 1960 aumentó los rendimientos de los cultivos, posiblemente elevando el nivel de vida en todo el mundo y evitando numerosas hambrunas. Pero dentro de la agricultura animal, la introducción de métodos de cría industrial aumentó simultáneamente el sufrimiento animal a extremos desmesurados.

La carne, la leche y los huevos se vuelven más baratos que nunca

Ajustado por la inflación, el precio de los productos animales cayó significativamente gracias a las eficiencias obtenidas a través de la agricultura industrial. Esto dio lugar a que las personas comieran más carne, leche y huevos que nunca antes, mientras que los estándares de bienestar animal colapsaron simultáneamente.

La creación de normas de bienestar surgió directamente de la feroz competencia de la industria para reducir al mínimo los costos. Miles de productores de carne, lácteos y huevos abandonan el negocio cada año.

La industria láctea ofrece un buen ejemplo de la presión financiera implacable que enfrentan los ganaderos. A partir de 2013, las lecherías de todo el noreste de EE. UU. Perdieron dinero cuatro años seguidos. En cada uno de esos años, los precios al por mayor de la leche estuvieron muy por debajo de los costos de producción. Durante ese período, una cooperativa lechera regional envió cartas de prevención del suicidio después de que dos de sus miembros se suicidaron.

Para mantenerse a flote financieramente, los productores de carne, lácteos y huevos deben reducir los gastos siempre que sea posible. Trágicamente, muchas de estas medidas de reducción de costos son tremendamente crueles.

Hacinamiento en las granjas industriales

El componente más obvio de la agricultura industrial se refiere al hacinamiento extremo impuesto a los animales. Este es especialmente el caso en la industria del huevo. En países y estados que aún no han prohibido la práctica, los productores de huevos mantienen a sus gallinas en «jaulas de batería», donde cada gallina tiene menos espacio en el piso que una hoja de papel de impresora. Además, estas gallinas pasan toda su vida paradas en jaulas con fondo de alambre. Como era de esperar, el alambre causa abrasiones que provocan llagas abiertas y contusiones. Los pájaros duermen presionados contra la jaula y, literalmente, nunca tienen un momento de consuelo.

Los cerdos enfrentan condiciones de vida comparativamente terribles, especialmente las hembras utilizadas para la cría. Estas cerdas a menudo pasan toda su vida en gestación y en cajas de parto. Las cajas estándar prohíben cualquier tipo de movimiento normal. De hecho, son tan estrechos que la cerda carece de espacio suficiente para dar la vuelta.

La orina de cerdo produce vapores llenos de amoníaco. En muchas granjas porcinas, la calidad del aire es tan pobre que los cerdos comúnmente desarrollan lesiones pulmonares. Además de eso, los trabajadores tienen tasas significativamente elevadas de problemas respiratorios. De hecho, incluso las personas que viven en propiedades vecinas tienen una función pulmonar deteriorada.

¿Qué pasa con las vacas y el ganado? Ya sea en persona o en películas, todos hemos visto vacas pastando en laderas escénicas. El ganado de carne es el único animal de granja que casi siempre vive una parte de sus vidas al aire libre en buenas condiciones. Algunas vacas lecheras también pasan gran parte de sus vidas al aire libre. Pero muchas lecherías son granjas industriales que confinan intensamente a sus vacas durante toda su vida.

Incluso para el ganado afortunado que pasa tiempo al aire libre, esta experiencia es solo temporal. El ganado de carne siempre está «terminado» en los corrales de engorda. Allí, viven sus últimos meses atestados de terrenos sucios y áridos.

Uno de esos lotes de alimentación es el famoso Harris Ranch que está adyacente al corredor interestatal 5 de California. Después de conducir este tramo de la carretera interestatal innumerables veces, a menudo he olido el hedor del corral de alimentación varios kilómetros antes de llegar a él. El lote de alimentación cubre cientos de acres, con aparentemente cada metro cuadrado repleto de animales acumulados en tierra cubierta de estiércol negro. Si has visto un feedlot, los has visto a todos. Cualquier feedlot grande es básicamente indistinguible de lo que puedes ver en Harris Ranch.

Las condiciones son igual de malas, y casi idénticas, en muchas granjas lecheras. La industria llama a los lugares más concurridos como «lotes secos». Algunas lecherías son casi indistinguibles de los corrales de engorda. La forma más fácil para que un observador no entrenado detecte la diferencia es mirar a los animales: la mayoría de las vacas lecheras tienen pelaje manchado, mientras que el ganado vacuno suele ser marrón oscuro.

Al igual que con el ganado de carne en los corrales de engorde, las vacas lecheras de “lote seco” no tienen oportunidad de pastar y, en cambio, se alimentan con ensilaje de los comederos. Dos veces al día, están conectados a máquinas de ordeño.

Mutilaciones en Factory Farms

Así como el bullying y la violencia invaden escuelas y cárceles mal administradas, lo mismo ocurre en las granjas industriales. Los asombrosos niveles de hacinamiento en las granjas industriales hacen que los animales se desquiten unos con otros. Más hacinamiento significa inevitablemente más violencia. El problema desaparece si elimina el estrés y proporciona un espacio de vida adecuado, pero esa solución es demasiado costosa para la mayoría de las instalaciones. En cambio, las granjas industriales infligen una variedad de mutilaciones a los animales para evitar que se lastimen unos a otros.

Los cerdos criados en condiciones de hacinamiento pueden morderse las colas. En las granjas industriales, los trabajadores cortan las colas y cortan sus «dientes de aguja».

Las gallinas apiñadas en jaulas de batería pueden picotearse entre sí hasta la muerte. Por lo tanto, los productores de huevos usan una cuchilla caliente para quemar el tercio final puntiagudo de sus picos, lo que hace improbable que un picoteo pueda extraer sangre. Mientras que un pico puede parecer leñoso por fuera, la boca de la gallina yace adentro y llena de terminaciones nerviosas. Entonces, la realidad es que el desgarro del pico es una amputación parcial (y sin duda terriblemente dolorosa) de la boca del ave. Algunas gallinas no pueden comer ni beber después del desgarro del pico y perecen.

A diferencia de los cerdos y las gallinas, las vacas no suelen atacarse entre sí cuando están sometidas a estrés. Pero en condiciones de hacinamiento, los cuernos ponen en peligro tanto a los trabajadores como a otro ganado, por lo que son amputados o aserrados dolorosamente. Los ganaderos también marcan su ganado con una plancha caliente para evitar el robo. Los productores lecheros generalmente cortan las colas de sus vacas para que no interfieran con las máquinas de ordeño. Eso deja a las vacas sin forma de ahuyentar a las moscas, que a menudo son legión en las lecherías y una fuente constante de miseria.

Con el fin de mejorar la ternura de la carne y también eliminar el hedor “ jabalí ” en la carne de cerdo, los granjeros castran casi todos los terneros y lechones machos. Le ahorraré los detalles de cómo se hace esto, pero los lectores interesados pueden seguir leer este artículo o mirar este video .

Cada una de estas mutilaciones, incluida la castración, generalmente ocurre sin anestesia. Un anestésico local reduciría en gran medida el dolor, pero los propietarios de granjas industriales consideran que incluso los analgésicos más baratos son prohibitivamente caros.

Cría selectiva

Incluso cuando se crían en buenos ambientes, los animales de granja comúnmente sufren una serie de problemas de salud dolorosos. Esto se debe a que décadas de cría selectiva han aumentado el rendimiento de los huevos, el rendimiento de la leche y las tasas de crecimiento a extremos asombrosos. Estos avances en la cría hacen que el agronegocio animal sea más eficiente y productivo que nunca, pero los animales pagan un precio terrible.

Cuando se trata de genética, ningún animal está más acelerado que los pollos y, como resultado, ninguno sufre más. Las gallinas criadas para carne crecen más de cuatro veces más rápido que las aves criadas en la década de 1950. Este rápido crecimiento ejerce una gran presión sobre el sistema cardiovascular de las aves, y hasta el 4 por ciento de las aves muere por «síndrome de muerte súbita». En sus breves vidas, muchos de estos pollos también sufren problemas debilitantes de las piernas provocados por sus rápidas tasas de crecimiento. Un gran estudio encontró que más del 25 por ciento de las gallinas tenían problemas para moverse, con casi el 4 por ciento, «casi incapaz de caminar». En las granjas que crían pollos para la carne, es común encontrar aves con patas rotas. Incapaces de caminar hacia la comida o el agua, mueren de sed o mueren de hambre. Nadie se da cuenta de su difícil situación o hace una pausa para brindar atención: un pollo que va a morir de todos modos no vale los costos laborales adicionales.

Al igual que todo embarazo humano conlleva riesgos, pueden surgir complicaciones cada vez que una gallina pone un huevo. Entonces, cuanto más intensiva sea la cría para aumentar la productividad del huevo, mayores serán las posibilidades de que algo salga mal. Las gallinas modernas con frecuencia sufren un «prolapso» mientras ponen sus huevos. Aquí, el huevo se adhiere a los órganos internos de la gallina. Durante la puesta, los órganos reproductivos y digestivos pueden salir junto con el óvulo. Sin una pronta atención veterinaria, se producirá una infección y el pájaro morirá. Dado que el cuidado veterinario requerido cuesta al menos veinte veces el valor de una gallina de reemplazo, ninguna de estas aves afectadas recibe el tratamiento que necesita para sobrevivir. En los cobertizos de puesta de huevos típicos que albergan a decenas de miles de gallinas, es poco probable que se noten en absoluto.

Casi todas las gallinas afectadas por un prolapso severo sufrirán una muerte persistente por pérdida de sangre o infección. En muchos casos, toman aliento moribundo pisoteados por compañeros de jaula mientras están acostados contra el piso de la jaula de una batería de alambre. Solo en los Estados Unidos, millones de gallinas mueren cada año de esta manera como resultado de prolapsos y otras condiciones.

Las vacas lecheras también sufren una variedad de enfermedades como resultado de la cría selectiva. Las vacas de hoy pueden verse igual que las de ayer, pero producen más de cuatro veces más leche por animal que las vacas de 1950. Hay muchos problemas de salud atribuibles a estos rendimientos de leche extremos, el más común de los cuales es una inflamación de las ubres, que generalmente se acompaña de infección. En vacas con ubres infectadas, el número de células somáticas en la leche aumenta dramáticamente. Los laicos tienen una palabra más simple para «células somáticas». Esa palabra es «pus».

Gracias a su producción masiva de leche, la inflamación de las ubres y la infección subclínica están muy extendidas entre las vacas lecheras modernas. Entonces, si desea asegurarse de que su leche no contenga pus, debe elegir una variedad de origen vegetal como la leche de soja.

Videos de agricultura encubierta

He escrito dos libros dedicados en gran medida a examinar los estándares de bienestar de los animales de granja. Estas experiencias me han convencido de que ninguna palabra puede hacer justicia al tema. Para comprender realmente lo que experimentan los animales, debes visitar las granjas industriales tú mismo. Por supuesto, los propietarios de granjas industriales no quieren que el público sea testigo de lo que está sucediendo. La mayoría de estos lugares, por lo tanto, prohíben a los visitantes. Afortunadamente, el mundo contiene personas como mi amigo Cody Carlson.

Cody cambió a una dieta vegana a los diecinueve años. Unos años más tarde, tomó un trabajo en una gran granja lechera en el norte del estado de Nueva York. Trabajó allí durante un mes, luego se fue a trabajar en una instalación de cría de cerdos en Pennsylvania. Después de que terminó ese concierto, consiguió trabajo en dos granjas de huevos diferentes. La elección de la dieta de Cody no fue lo único que lo distinguió de sus compañeros de trabajo. La otra diferencia era que, cada día que Cody llegaba al trabajo, llevaba una cámara oculta.

¿Qué sucede cuando tomas personas que carecen de oportunidades de empleo decente, les pagas una miseria y las pones en entornos de trabajo estresantes con una supervisión mínima? Con demasiada frecuencia, sacan sus frustraciones sobre los animales. Las atrocidades que los investigadores encubiertos como Cody han descubierto en las granjas industriales son infinitas. He visto videos que muestran que los pavos son violados sexualmente . He visto vacas madres golpeadas en la cara . He visto ovejas pateadas, arrojadas contra las paredes y se rió de mientras se desangraba. Incluso he visto a un trabajador golpear una pantorrilla indefensa entre los ojos con un pico, por orden de su jefe. Y todo esto apenas toca las cosas que he visto. Podría seguir y seguir con más ejemplos.

Pocos trabajos son tan traumáticos como el de un investigador encubierto de crueldad animal. Sin embargo, muchos activistas han dado un paso al frente para hacer este trabajo. Han filmado colectivamente videos con cámaras ocultas en cada tipo de operación de animales de granja imaginable, desde criaderos de pollos hasta granjas de ganado y granjas de cerdos. Otros investigadores encubiertos han tomado trabajos en los mataderos y barcos de pesca. No importa dónde aparezcan estos investigadores, se revelan asombrosas crueldades.

YouTube alberga una gran variedad de videos encubiertos que exponen las crueldades generalizadas de las industrias avícola y ganadera. En un video tras otro, verá grados sorprendentes de confinamiento, condiciones atroces y comportamiento sádico por parte de los trabajadores.

Por lo general, cada vez que se publica un nuevo video encubierto, la empresa culpable hace un gran despido a los trabajadores atrapados abusando de animales. Si bien estos despidos son invariablemente bien merecidos, convenientemente alejan la culpa de la propiedad y la administración. Sin embargo, la raíz del problema no está en ningún trabajador individual. Es invariablemente la propiedad y la gestión lo que permite o incluso fomenta estas crueldades. Las granjas industriales son propiedad y están operadas por personas dispuestas a infligir cantidades inimaginables de sufrimiento a los animales para reducir costos.

Todos los bordes ásperos

Muchos de los peores abusos de la agricultura industrial surgen del hacinamiento. Cada agricultor tiene un tremendo incentivo financiero para meter tantos animales en el espacio más pequeño posible. Además de este confinamiento intensivo, la industria se esfuerza por reducir los gastos al mínimo absoluto.

Estos esfuerzos se desarrollan en todo tipo de formas angustiosas. No importa en qué parte del sistema pueda estar un animal, las agonías y las molestias invaden implacablemente cada momento. No hay una esquina más suave, nada sin un borde, ni un parpadeo de respiro. Cualquier cosa decente o valiosa se exprimió hace décadas en la búsqueda de ganancias.

Puedes encontrar docenas de fuentes separadas de miseria dentro de la agricultura industrial. Dondequiera que elijas mirar, se abre un nuevo infierno. En aras de la brevedad, aquí hay solo tres temas de docenas que merecen un extenso capítulo de cobertura del libro:

  1. Las instalaciones especializadas llamadas criaderos producen miles de millones de pollos al año para la industria avícola. En los criaderos que prestan servicios a las compañías de huevos, un pollito macho no deseado sale del cascarón por cada pollito hembra. Estos machos son inútiles para la industria, ya que no son de la raza que puede crecer de manera rentable para la carne. En algunos de estos criaderos, los pollitos machos son arrojados a los botes de basura y se dejan sofocar . En otros, los polluelos son rápidamente destruidos . Solo en los Estados Unidos, los criaderos matan a unos 200 millones de pollitos machos recién nacidos cada año.
  2. Los edificios que albergan vacas, cerdos o aves de corral rara vez tienen rociadores contra incendios y, a menudo, se incendian. Cuando se produce un incendio en una granja avícola, las muertes suelen ser de decenas o incluso cientos de miles. Desde el año 2000, los incendios han matado a más de 4.5 millones de pollos o pavos, 220,000 cerdos y casi 12,000 vacas y terneros.
  3. En el camión al matadero, el frenado brusco o las curvas cerradas pueden arrojar animales de sus pies. Una vez derribados, a menudo son pisoteados por otros animales. Por lo general, llegarán al matadero demasiado heridos como para volver a pararse. Los cerdos y el ganado que llegan al matadero sin poder caminar a menudo perecen por la conmoción o la sed. No existe un incentivo financiero para prestarles atención, ya que los animales demasiado enfermos o heridos para ponerse de pie no pueden venderse legalmente como alimento humano. Solo en los Estados Unidos, cientos de miles de vacas y cerdos «deprimidos» llegan a los mataderos cada año. A veces permanecen desatendidos durante días antes de morir.

No hay espacio aquí para abordar docenas de otros temas comparativamente importantes. No hay espacio para hablar sobre lo que los animales pueden ver venir mientras miran hacia la línea de sacrificio. Tampoco podemos demorarnos aquí en las experiencias de las vacas lecheras que ven a sus bebés llevarse solo uno o dos días después del nacimiento. Tampoco hay espacio para hablar sobre los millones de aves y ganado que han sido enterrados vivos en pozos abiertos durante los brotes de enfermedades. No tenemos tiempo aquí para considerar a los lechones runt que no logran crecer de manera rentable, cuyas cabezas se estrellan contra el concreto. La agricultura industrial es un horror sin fondo, sin importar dónde elijas mirar.

Cualquiera que pregunte por qué hacer una pregunta vegana obtiene una respuesta rotundamente poderosa al observar de cerca la agricultura industrial.

¿Por qué no solo evitar los alimentos de granja?

A menos que se indique específicamente lo contrario, se puede suponer que cada producto animal proviene de una granja industrial. Como hemos visto, todo tipo de crueldad es rampante en estos lugares.

Varios omnívoros han rechazado las crueldades de las granjas industriales al exigir estándares más altos de bienestar animal. La mayoría de las tiendas y supermercados de alimentos naturales venden productos animales especialmente etiquetados de granjas que prometen un mejor bienestar animal. Además, muchos productores de carne y huevos a pequeña escala alquilan puestos en los mercados locales de agricultores.

En su mejor momento, las granjas alternativas ofrecen mejoras genuinas sobre las granjas industriales. Esto se debe principalmente a que se niegan a participar en las prácticas agrícolas más crueles, particularmente en lo que respecta al encierro y al hacinamiento. Y con esta reducción de la aglomeración, se pueden eliminar las mutilaciones como el corte del pico y el recorte de la cola. Esto se debe a que los animales no estresados por el hacinamiento son mucho menos propensos a atacarse o intimidarse unos a otros.

Desafortunadamente, la considerable prima de precio que estos alimentos de mayor bienestar pueden ejercer una tentación abrumadora sobre los productores para hacer trampa. All too often, farmers exaggerate or outright lie about standards for animal care. Just like at factory farms, every alternative producer faces the strongest financial temptation to push limits. Since the costs of delivering genuinely good animal welfare are so high, there are always farmers willing to cut corners.

The reality is that some so-called “organic” farms are factory farms in every sense of the word. Sure, they use higher quality animal feed and refrain from using antibiotics, but animal welfare remains deplorable. At one point, several of America’s largest “organic” dairies exploited a regulatory loophole that allowed them to keep their cows confined indoors 310 days out of every year. In late 2017, the Trump administration threw out regulations that had required organic poultry and livestock producers to provide their animals sufficient space to spread their wings or turn around.

Animal Welfare Certification Programs

Many consumers are aghast to discover poor animal welfare at organic farms. So top food service companies and groceries have implemented a variety of certification programs. Much like hotels are typically rated from one to five stars, one leading program offers five different tiers of animal welfare. That way, at least in theory, the consumer can decide for herself which practices are acceptable, and choose products accordingly.

Of course, every welfare certification system depends on farmers having the integrity to live up to their promised standards. For these programs to succeed in their mission, it’s imperative that they quickly catch any farmers who cheat. This in turn demands careful monitoring and strict enforcement by the certification agency. It’s fair to say that, in the real world, such monitoring is expensive, occasional, and unreliable.

Checking Up on Your Local Farms

Alternately, you can do your own monitoring. This requires meeting the sellers of animal products at your local farmers’ market, and then visiting their farms personally to evaluate the conditions. Me, I have better things to do with my time. I don’t want to spend my precious afternoons driving out to distant farms to verify standards of animal care. Much easier, I think,  to simply avoid foods where egregious abuses of consumer trust and animal welfare are commonplace.

In this respect, laziness surely ranks as one of the most underappreciated reasons to consider a vegan diet. You undoubtedly have more pleasant ways to spend your time than investigating animal welfare compliance. And why expend all that effort when there is an abundance of delicious high-quality vegan food available?

And anyway, no matter how you strive to purchase only the highest-quality animal products, numerous problems remain either unaddressed or impossible to remedy. As just one example, there is simply no way to eliminate slaughter. Even the highest-welfare producers kill their dairy cows and layer hens well before midlife, as yields decline. What’s more, it’s often illegal for animal farms to slaughter their animals on-site. So, in many cases, “free-range” and “pasture-raised” animals end up at the very same slaughterhouses that kill factory farmed animals.

Diving a little deeper, the use of heirloom breeds is all but unheard of in commercial agriculture. So even at the very best “pasture raised” farms, the animals suffer the same productivity-related health problems as their factory-farmed counterparts.

In short: the more you care about sourcing animal products from only the most conscientious producers, the messier and more unsatisfying your task becomes.

Counter-intuitively, it’s not vegans but omnivores who face the greatest inconvenience when it comes to conscientious eating. That’s because they face a barrage of tasks and expenses to ensure acceptable welfare standards. By contrast, aspiring vegans have it much easier. Their primary tasks are to read up on nutrition, pick up a few pointers, and constantly try delicious new foods.

Animal Welfare & Animal Rights

Now that we’ve seen how brazenly the food industry exploits farm animals, let’s explore some ways to productively think about this. The two fundamental concepts of the animal protection movement—animal welfare and animal rights—offer some powerful insights.

Animal Welfare

Let’s begin with animal welfare, a simple concept arising out of common decency. Animal welfare’s core message is: if you’re going to use animals for food, cosmetics, or anything else, you are obligated to eliminate needless suffering. Unfortunately, that’s easier said than done. A great deal of the suffering intrinsic to animal use is expensive and difficult to remove. Verifying acceptable welfare is unreliable, since—as we’ve seen—farmers have every incentive to cheat.

Once someone begins to pay attention to animal welfare, some degree of dietary change is virtually inevitable. Nearly everyone who thinks carefully about animal welfare ends up eating fewer animal-derived foods, since that’s the easiest and most reliable way to cut out cruelty. In order to eliminate additional suffering, people also switch to free-range and pasture-raised animal products.

Many omnivores who give animal welfare a close look ultimately decide they can’t make peace with slaughter. Objecting to slaughter doesn’t just close the door on consuming meat, but eggs and dairy products as well.

But animal welfare is only one approach to thinking seriously about the ethics of eating. The most challenging ideas offered by the animal protection movement relate not to animal welfare, but to animal rights. Animal welfare condones virtually any use of animals, as long as we attempt to minimize suffering. Animal rights rejects this world view and emphatically proclaims that animals are not ours to use however we wish.

As its name suggests, animal rights goes beyond animal welfare to proclaim that animals have rights . Just as it’s wrong to falsely imprison somebody, even if that prison is the Waldorf Astoria, it’s similarly wrong to raise animals for slaughter no matter how well they are kept.

Animal Rights

The animal rights literature contains a number of lengthy and challenging books. Now, however, we’re going to pick out three easy concepts: speciesism, subject of a life, and utilitarian thinking. Together, they answer the why go vegan question with some exceptionally clear thinking.

Speciesism

A few key concepts reside at the core of animal rights philosophy. Perhaps the most important of these relates to speciesism . This word applies to the attempts to justify exploitation on the basis of an animal’s species. Such justifications inevitably ignore facts of far greater relevance. The question of whether rights are unjustly violated should start by evaluating each individual animal’s ability (or lack thereof) to think, feel, and suffer.

Speciesism is fundamentally irrational, and yet once you start looking for it you can see it everywhere. Perhaps the most obvious example relates to the fact that, by all accounts, pigs are more intelligent than dogs. Yet the pork industry’s standard farming practices would yield a stream of felony cruelty convictions if it raised dogs in the same manner.

It’s readily apparent that speciesism is cut from the same cloth as other sorts of rights violations. How does racism, sexism, classism, and so forth relate to speciesism? All of these “isms” violate an individual’s liberties on grounds that are fundamentally arbitrary. The only thing that sets speciesism apart from the others is that it offers an excuse to exploit certain types of animals rather than certain groups of people.

Animals as the “Subject of a Life”

Going deeper, animal rights philosophers often point out that every human and every animal experiences an individualized “subject of a life.” We all have a unique biography and set of experiences. No matter what sort of body we’re born into, we’ve got one incarnation filled with moments related to companionship, family, and interactions with others. While the experiences of humans and other animals differs, it’s not within our rights to cut these lives short.

Let’s now reflect on why, across every culture, the punishment for murder is invariably severe. The answer is undoubtedly because cutting short someone’s life is a bell cannot be unrung. The victim is forever denied the experiences she would have otherwise had, and no remedy is possible. Certainly, if we agree that murder demands severe punishment, we become obliged to examine the ethics of animal slaughter. To cut short an animal’s life is the ultimate violation of that being’s only opportunity to exist. And to do this for culinary pleasure, when abundant delicious alternatives exist, seems especially problematic.

Maybe there’s something to the idea of looking at a pig or chicken and deciding, “It may not be much of a life, but it’s all they’ve got—and it isn’t ours to take.”

Animal Rights and Utilitarian Thinking

There is one final approach to thinking about animal rights that is worthy of careful consideration: the utilitarian philosophy of Jeremy Bentham, which Peter Singer incorporated into his 1975 classic, Animal Liberation .

Utilitarianism seeks to evaluate every situation in order to maximize joy for all parties. For instance, it is far better for ten people to each receive one sandwich, than for one person to get all ten sandwiches. Sure, that one person at the top might be happier receiving ten sandwiches instead of one. But there’s no denying that maximizing  total joy demands everybody gets a sandwich. Utilitarianism is based on the idea that morality is expressed by maximizing total joy and minimizing total suffering.

Much like we’ve just seen with our sandwich example, our use of animals carries a strong utilitarian component. We can acknowledge, for instance, that putting pepperoni on pizza tastes good. There is consequently some added joy that comes with being able to order your pizza with pepperoni. But from a utilitarian point of view, it’s unethical to value this added joy without weighing it against how the pig suffered to produce this pepperoni.

In such cases, the animal suffering associated with a given food doubtless far outstrips the joy derived from its consumption. We live in a time when vegan meats, dairy products, and eggs become better and more widely available every year. Day by day, the argument that non-vegan foods deliver unique and irreplaceable pleasures is increasingly difficult to entertain.

Utilitarian thinking applies not just to food, but to every animal product from cosmetics to fur to leather. Nobody would pretend it’s possible to calculate joy vs. suffering with the precision of crunching numbers on a spreadsheet. But even so, utilitarianism probably offers the most helpful framework available for evaluating the ethics of animal use.

Choosing a Diet that Aligns with Your Values

The concepts of speciesism, subject of a life, and utilitarianism offer ample reason to embrace a plant-based diet—or to move beyond that to a vegan lifestyle.

Here then, we arrive at what I consider the crux of the matter: are you okay taking a healthy animal who clearly wants to live, and cutting her throat?

Is this a violation, or is this part of the circle of life? Whatever your answer, this question certainly deserves the most careful reflection from each of us. If vegans have any reason to object to how others eat, it’s that this question rarely receives the consideration it deserves.

Why Go Vegan for Your Health?

While no diet can guarantee a long and healthy life, becoming vegan may improve your odds. That’s largely because a vegan diet eliminates a number of unhealthful foods , including red and cured meats—two foods strongly linked to colon cancer .

Vegans also tend to eat far more vegetables and fruits than non-vegetarians. Studies  consistently show that people who eat the most fruits and vegetables tend to enjoy better health. Research also suggests that vegans suffer lower rates of heart disease and diabetes. This reduced risk is partly due to the fact that vegans are statistically leaner and much less prone to obesity than the general population, but this isn’t the whole explanation. Additional benefits probably arise from low saturated fat intake and from the healthful compounds in plant foods.

The Potential Benefits of Ditching Dairy

A surprisingly large number of vegans will tell you that quitting dairy changed their lives. Milk products may cause all sorts of chronic health ailments, from nasal congestion to acne to migraines to digestive problems. Many people suffer from these conditions for decades, yet never suspect that dairy products are to blame. I can personally attest to the health benefits that can accompany going dairy-free. My lifelong severe nasal congestion vanished forever within weeks of eliminating milk products from my diet.

With all this in mind, even people unswayed by environmental and animal rights concerns might consider going dairy-free. Given the potential rewards, it’s well worth trying out dairy-free diet for a couple of weeks.

Vegan Diets Support High Levels of Fitness

Some people fret that a vegan diet might impede serious athletic training, but that’s not a valid concern . A well-planned vegan diet can in fact support the highest levels of fitness. Both Rich Roll and Scott Jurek , two of the world’s most acclaimed ultra-endurance athletes, are long-time vegans.

But what about sports that require strength and bulk? Here too, examples of elite vegan athletes abound . And in 2018, fifteen members of the Tennessee Titans switched to a vegan diet .

Antibiotics in Factory Farming

In addition to the personal health benefits associated with a vegan diet, there are substantial public health benefits as well. That’s because large industrialized meat and dairy farms burden society with all sorts of hidden costs. One of the greatest of these relates to the incubation of new strains of antibiotic-resistant bacteria.

Through its lobbying efforts carried out alongside the pharmaceutical industry, the meat industry has for decades gotten away with using staggering amounts of antibiotics. A small portion of these important antibiotics are administered to farm animals in order to treat severe infections. But most of these antibiotics go to healthy animals in order to improve feed-to-meat conversion rates, and to prevent diseases associated with overcrowding.

In the United States, farm animals are responsible for something like 70 percent of all antibiotic use. Despite the well-known risks of antibiotic overuse, this percentage has been steadily increasing for years. Worldwide, the meat and dairy industries combine to use more than 100,000 tons of antibiotics per year. Many of these antibiotics, like penicillin and tetracyclines, have irreplaceable uses in human medicine.

Confining thousands of animals in one space and dosing them all with antibiotics inevitably increases microbial resistance. This in turn renders important classes of antibiotics ineffective for urgent human medical needs. It’s difficult to pin the emergence of a lethal antibiotic-resistant strain of microbes on a specific animal farm. But there’s no legitimate doubt that animal agriculture is a main culprit behind the emergence of deadly antibiotic-resistant strains of bacteria like the MRSA superbug.

Tragically, lobbyists from the meat and pharmaceutical industries have long stymied efforts to restrict agriculture’s use of antibiotics. By rejecting meats sold by farms that use antibiotics, we can each send a message and avoid contributing to the problem.

How to Vegan Diets Protect the Environment?

Raising animals for meat, milk, and dairy production wastes resources and damages the environment on a massive scale. When fed to farm animals, a substantial portion of the calories and nutrients present in grains is turned to manure. This manure invariably pollutes local water supplies and chokes rivers and other bodies of water. Worse yet, the meat and dairy industries are now recognized as a leading contributor to climate change.

Let’s now look more closely at all these considerations.

Eating with the Planet in Mind

Written by Frances Moore Lappé all the way back in 1971, Diet for a Small Planet was the most influential food politics book of its generation. Through her writing, Lappé awakened the public to the merits of eating lower on the food chain. That means basing your diet directly on plants, rather than on animals who in turn eat plants. Diet for a Small Planet  was the first bestseller to explore how plant-based diets can shrink your environmental footprint.

Lappé helped establish food politics as a serious discipline by revealing the extraordinarily inefficiencies connected to animal farming. She showed how feeding grain to poultry and livestock wastes tremendous amounts of food energy, protein, and other nutrients. Not only is it a terrible loss to squander food resources on such a massive scale, the animal manure generated is a serious menace in it own right.

Animal Manure and Dead Zones

Cows and pigs and chickens produce mountains of manure, which causes massive environmental problems. Although animal waste makes outstanding fertilizer, its high water content makes manure too expensive to truck to distant farmlands to fertilize crops.

So instead of putting it to productive use as fertilizer, factory farms often get rid of their manure by spraying it onto neighboring lands. Predictably, this method of disposal tends to foul local water supplies, especially well-water.

During heavy rains, flooding washes these pollutants into rivers. In the United States, much of this farm runoff ends up in the Gulf of Mexico, with dire consequences. The massive influx of nitrates and phosphates cause algal blooms that create a vast oxygen-free “dead zone” in the Gulf. The size and location of this dead zone varies with season and weather, but averages more than 15,000 square kilometers. Whenever it expands into new territory, virtually all fish and other marine life suffocate. Similar devastation for similar reasons occurs in the Chesapeake Bay , which is surrounded by a large portion of America’s poultry farms.

Animal Agriculture’s Contribution to Climate Change

Of all the environmental reasons to embrace a plant-based diet, the strongest was unknown until recently. Scientists did not reach broad consensus about the risk of severe climate change until the 2000s. Around this time, researchers began serious work to identify the primary sources of greenhouse gases. They thereby discovered that the livestock industry is a main driver of climate change.

The world’s cows, pigs, and chickens probably surpass automobiles as a cause of climate change. The 74 billion farm animals raised worldwide each year collectively spew massive amounts of methane into the atmosphere. Methane is an immensely potent greenhouse gas. It traps at least thirty times more atmospheric heat than an equal amount of carbon dioxide.

Estimates vary regarding the percentage of climate change attributable to animal agriculture, but a comprehensive United Nations study pegged the industry’s contribution to the problem at about 14.5 percent.

Now, it’s true that greater efficiencies in livestock production have, over time, decreased emissions per animal. But regardless, animal agriculture is still a top emitter of greenhouse gases—and is undoubtedly the most sensible source to prioritize. Society can’t do away with gasoline-powered cars overnight, nor can we abruptly convert to predominantly clean energy sources for electricity. But switching to a plant-based diet is easy, and in most cases actually saves money. Plant-based diets therefore deserve recognition as the most realistic opportunity to slash greenhouse gas emissions.

A Word About Seafood

Much of the writing addressing the “why go vegan?” question either insufficiently covers the problems related to seafood or ignores the topic outright. For most people moving gradually towards a vegetarian diet, seafood is the very last food they’ll stop eating.

But there are strong reasons to rid your diet of seafood. This is especially true for crabs and lobsters, since these animals are generally boiled alive. By all the available evidence, this is an excruciating ordeal that’s indefensible to deliberately inflict onto another being.

Can Fish Suffer?

What about fish netted for food, or caught on fishing lines? Are they capable of suffering? And, if so, how severely can they suffer?

Studies definitively prove that fish are indeed capable of suffering, both when hooked or netted. However they’re caught, death usually occurs either through suffocation. Deep water fish often die a particularly agonizing death—as they’re pulled to the water’s surface, their organs frequently rupture from depressurization.

What’s more, the crowding and welfare standards at fish farms are every bit as deplorable as at any factory farm. Fish farms often use antibiotics in massive quantities. And the crowding at many fish farms commonly causes infestations of gruesome parasites called sea lice. These parasites attach themselves to the fish and eat away at the skin, causing open lesions.

Genetic modification produces widespread deformities and even deafness among farmed salmon. Perhaps most disturbing, these fish routinely escape into the open ocean where they can mate with wild fish. This interbreeding causes unpredictable and potentially ruinous consequences to the gene pool of native fish species.

The Environmental Cost of Fishing

Overwhelming evidence places the fishing industry among the world’s greatest environmental menaces. And the worldwide appetite for fish is insatiable. Since 1960, the amount of seafood taken daily from the world’s oceans, rivers, and lakes has more than tripled. As a result, fish populations around the world are in steep decline. There simply isn’t enough fish to go around, and in some parts of the world, populations utterly depend on fish for survival. Perhaps, then, if people must eat seafood, it should only go to populations that would face hunger without it.

If enforcing farm animal welfare sounds hard, imagine trying to monitor fishing boats that operate in distant oceans. Fishing boats commonly switch off their electronic tracking equipment to evade the enforcement of catch limits. In some parts of the world, fishing fleets have unleashed irreversible environmental catastrophe. One prime example involves the coastline of Newfoundland, which was once among the world’s most abundant cod fisheries. Over-fishing so ravaged the ecosystem that the cod have forever vanished, replaced by scavenger species like crab and lobster.

The fishing industry decimates marine species of every sort. The industry uses the term “by-catch” to describe the non-targeted marine life it kills. The world’s fishing boats are constantly pulling thousands of kilometers of nets through the sea. These nets ensnare every animal in their path. Countless dolphins, sea turtles, sharks, and seabirds suffocate in these nets. Every kilogram of shrimp scooped up shrimping boats results in 4 to 6 kilograms of by-catch.

Moving from “Why Go Vegan?” to “How to Go Vegan?”

Given how many subjects relate to vegan and plant-based diets, this essay could offer only the briefest coverage of only the most important issues. But at least you now know enough to begin thinking productively about the topic.

If there’s one point that I hope this essay convincingly made, it’s that our food choices matter immensely. The way we eat has an enormous impact on animals, the planet, and of course our quality of life. Your appreciation for the magnitude of this issue will only grow as you continue exploring the topic, and I hope I’ve inspired you to dive deeper into learning about food politics.

Small Changes Beat No Changes

Many people succumb to all-or-nothing thinking when it comes to contemplating dietary change. That is, if they decide they aren’t ready to go vegan, they’ll take no action at all. But even the smallest steps can deliver important results, while laying the groundwork for more progress in the future.

So if you’re not ready to commit to major dietary change, even small shifts are worthwhile. Concepts like Meat Free Mondays , Reducetarian diets , and Vegan Before 6:00 offer something for everyone. If there’s an animal product you presently eat that you don’t really enjoy, why not cut it out today?

Above All, Enjoy Yourself!

Know that gravitating toward plant-based foods can be exciting and fun. It emphatically should not involve feelings of deprivation and sacrifice. To the contrary, it’s all about discovery. The key point is that just by trying new foods frequently, your diet will automatically move in a positive direction.

If you’re not enjoying the process, it probably means your approach is focused on sacrifice rather than on discovery. Done properly, the switch to a vegan diet requires zero willpower. A successful transition to a vegan diet doesn’t demand cutting out foods. Instead, it’s wisest to crowd out non-vegan foods from your diet by finding new vegan foods you prefer. The more often you sample new vegan foods, the more quickly you will gain ground.

I’ve followed a vegan diet for more than thirty years, so I hope you’ll take my word for this. As you continue down the road of eating more vegan foods, the amount of pleasure you derive from eating won’t decrease—it will instead grow by leaps and bounds. You’ll experience a wider variety of delicious food than ever before, and you’ll probably feel better as well.

On top of everything I’ve covered here, there’s one additional benefit of eating vegan meals you may have never considered. Nothing beats the feeling you’ll get from supporting a food business run by people with the most honorable intentions.

Always Take the Easy Route

So, when transitioning your diet, give yourself every advantage. You don’t have to figure everything out on your own. There are a number of fabulous resources to show you the way, and a little reading pays off big time. My essay on how to go vegan will teach you more useful information in thirty minutes than you’d learn from months of following a vegan diet. After reading it, consider getting ahold of a couple vegan cookbooks devoted to quick and easy recipes.

Above all, enjoy yourself. Food is undeniably one of life’s great pleasures. And when you bring your diet into alignment with your core values and beliefs, you’ll gain a whole new level of satisfaction from eating.

For further reading, see my regularly-updated list of recommended books .

***

If you found this “Why Go Vegan?” essay of value, I need your help getting it into more hands. Would you please consider sharing it via email or social media? I need your help to get this essay read by as many people as possible. ¡Gracias! —Erik Marcus